febrero 19, 2021

LA CLÁUSULA "REBUS SIC STANTIBUS" Y EL ESTADO DE ALARMA PROVOCADO POR LA COVID-19

¿Qué es la cláusula REBUS?

“REBUS SIC STANTIBUS” es un aforismo del latín que podría traducirse como “estando así las cosas”.

Jurídicamente implica que los pactos de los contratos pueden modificarse ante alteraciones sustanciales de las circunstancias que se tuvieron en cuenta cuando se pactaron.

Es un principio general del derecho sin sustento legal, si bien la jurisprudencia viene admitiendo y desarrollando la denominada cláusula “rebus” desde hace tiempo. Los Tribunales lo han aplicado siempre restrictivamente.

La cláusula “REBUS SIC STANTIBUS” es la excepción a otro aforismo del latín: el “PACTA SUNT SERVANDA”, que significa que lo pactado está para cumplirse. Esto es: el principio de conservación e inmutabilidad de los contratos.

La finalidad de la cláusula “rebus” es pues REEQUILIBRAR LA DESPROPORCIÓN o CORREGIR EL DESEQUILIBRIO que pueda existir en las prestaciones recíprocas de las partes como fruto de las actuales circunstancias.

¿Por qué se ha puesto de moda la cláusula REBUS con la COVID-19?

La invocación de la cláusula “REBUS SIC STANTIBUS” se ha puesto últimamente de moda como consecuencia del estado de alarma y de la pandemia de la covid- 19 aunque es un principio general del derecho que ya existía anteriormente.

En el momento de contratar las partes tienen en cuenta todo tipo de circunstancias que concurren en el momento de la perfección del contrato, ya sean circunstancias económicas, sociales, personales, etc.

Sin embargo, puede suceder que como consecuencia de la pandemia las circunstancias que se tomaron en cuenta en el momento de la contratación han podido variar de modo sustancial: por ejemplo, cierres de locales, restricciones en horarios de apertura, limitación del aforo, cierre de fronteras o restricciones de movilidad… y con ello puede ser que se produzca un desequilibrio o desproporción entre las prestaciones establecidas inicialmente por las partes.

Como remedio, se invoca la cláusula REBUS, para así reequilibrar las obligaciones ante la nueva situación.

¿En qué tipo de contratos se puede invocar?

Para la aplicación de la cláusula “REBUS”, el Tribunal Supremo exige, en primer lugar, que se trate de contratos de tracto sucesivo o, al menos, que la ejecución de la prestación se encuentre separada temporalmente de la perfección del contrato para que pueda verse afectada por la alteración sobrevenida de las circunstancias.

Esto es cuanta mayor duración tenga un contrato o más se difiera el cumplimiento de las prestaciones respecto de la perfección del contrato, más probabilidades existirán de que sobrevengan circunstancias que afecten de manera importante al contrato y que no se tuvieron en cuenta en el momento de contratar.

Pensemos en contratos de alquiler, contratos de alquiler en centros comerciales, pero también contratos de compraventa con la entrega a plazo, etc

¿Cuáles son los requisitos?

La jurisprudencia del Tribunal Supremo ha aplicado la cláusula “rebus” siempre de manera muy restrictiva y ha mantenido una interpretación muy rigurosa. Sin embargo, actualmente algunos de los criterios se han flexibilizado.

La jurisprudencia ha establecido como requisitos:

1) Que se trate de circunstancias sobrevenidas de carácter imprevisible y que produzcan una grave alteración;

2) Que se produzca una ruptura del equilibrio entre las prestaciones o frustración de la finalidad del contrato.

3) Que exista un perjuicio económico;

4) Que la cláusula “rebus sic stantibus” se aplique como remedio subsidiario, únicamente cuando no exista ningún otro mecanismo jurídico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESENVOLUPAT PER VOLCÀNIC INTERNET
phonetwitterfacebookenvelopelinkedin