abril 20, 2020

ARRENDAMIENTOS DE LOCALES COMERCIALES Y LA CRISIS SANITARIA DEL COVID-19

La inquietud por los efectos económicos producidos a raíz de la crisis sanitaria del Covid-19, ha producido una alta conflictividad entre arrendadores y arrendatarios de locales comerciales que acabará seguramente en un incremento de número de litigios ante los tribunales una vez se levante la suspensión de las actuaciones judiciales.

Muchos arrendatarios se han visto obligados de un día para otro a cerrar sus locales de negocio abiertos al público en cumplimiento del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma con la consiguiente parada de su fuente de ingresos.

Por otra parte, el arrendador se encuentra en que no recupera la posesión de su local arrendado y en cambio el arrendatario se niega a pagar o exige una reducción de la renta

El Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico se centra únicamente en los arrendamientos de vivienda y no hace referencia a los arrendamientos de uso distinto que quedan sin una solución clara.

A nivel jurídico, debemos recordar que los contratos vinculan a las partes desde que se perfeccionan (art. 1091 y 1258 Código Civil español) y existe la obligación de cumplirlos.

Ante el rigor del principio "pacta sunt servanda", es decir la obligación de las partes de cumplir los contratos, nuestro sistema jurídico contempla mecanismos como la figura de la fuerza mayor y la cláusula "rebus sic stantibus" que se pueden hacer valer en un procedimiento judicial para restablecer el equilibrio de las prestaciones, si las partes no llegan a un acuerdo. Pero esto significa tener que recurrir a los tribunales y que sea el juez que haga aplicación de estos principios cuando la demanda sea admitida y haya juicio, es decir dentro de varios meses.

Así que nos encontramos con que hasta la fecha no se ha dictado ninguna norma que libere a los arrendatarios del pago de las rentas de locales comerciales durante la crisis del coronavirus, por lo que las rentas de estos contratos deberán seguir siendo abonadas con regularidad a la parte arrendadora, en los términos que hayan sido pactados en cada uno de los contratos, salvo que las partes lleguen a un acuerdo al respecto.

Cabe decir que nos encontraremos en una situación que arrancará con una sobrecarga de casos en los Juzgados y una especial incertidumbre en relación a cómo aplicarán los Jueces los efectos y las consecuencias legales de la crisis del Covid-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESENVOLUPAT PER VOLCÀNIC INTERNET
phonetwitterfacebookenvelopelinkedin